La era de los precios dinámicos

03/05/2019 0
precios_dinamicos.jpg

¿Escucharon hablar de precios dinámicos? Es una táctica de venta cada vez más popular en la que el vendedor ajusta constantemente el precio de sus productos, en función de algunos factores como la demanda, el horario, el día, el interés del público (Axios, 2 minutos). Amazon, gigante del comercio electrónico, es experto en esta modalidad: cambia los precios de sus productos cada 10 minutos, esto es, 2.5 millones de veces al día ¿Cómo lo hacen? En pocas palabras, Amazon tiene toneladas de datos. Con todos ellos, analiza los patrones de compra de los clientes, los precios de los competidores, los márgenes de ganancia, el inventario y una gran variedad de otros factores cada 10 minutos para elegir nuevos precios para sus productos. De esta manera, pueden garantizar que sus precios sean siempre competitivos y obtener cada vez más ganancias (Business Insider, 4 minutos).

Pero también, algunos comercios minoristas, como es el caso de los supermercados, están experimentando con precios dinámicos. En Europa algunos comercios están instalando etiquetas de precio electrónicas en sus estantes, lo que les permite cambiar de forma remota los precios de toda la tienda en función de la oferta, el tráfico peatonal e incluso la fecha de caducidad. Wasteless es una empresa que crea sistemas de alta tecnología para rastrear los productos en la góndola y reducir el precio a medida que se acercan a su fecha de vencimiento. Al monitorear continuamente los niveles de stock, sabe si un artículo está casi agotado, o si ha estado en el estante durante demasiado tiempo, y así reducir el precio automáticamente (Food Ingredients First, 2 minutos).

Otro rubro que está incursionando en los precios dinámicos es el gastronómico: uno de los restaurantes más lujosos de Londres es pionero en un nuevo modelo de precios basado en la industria de viajes, con diferentes cargos según el día de la semana y la hora de la reserva. Ofrece exactamente el mismo menú, sólo que los precios son un 25% más bajos para las horas de menor actividad (como el almuerzo del lunes) y un 15% de descuento en la mitad del pico, incluyendo cena los martes y domingos (Money, 2 minutos).

¿Ven posible aplicar esta modalidad en el mundo del libro? Claro que en algunos países choca contra la ley del precio del libro, pero ¿por dónde se podría empezar?


Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *