La Asociación de Editores Americanos demanda a Audible por violar la ley de derechos de autor

30/08/2019 0
audible-app-android-100643965-large.jpg

Hace poco les contamos que Audible trabajaba en un sistema con la intención de convertir audio a texto, una nueva función que permitirá a sus clientes escuchar y leer los libros al mismo tiempo. Ante esta nueva iniciativa, la respuesta de los editores americanos no fue la mejor. Finalmente, a través de la Asociación de Editores Americanos, Chronicle Books, Hachette Book Group, HarperCollins Publishers, Macmillan Publishing Group, Penguin Random House, Scholastic y Simon & Schuster, demandaron el pasado viernes a la compañía, propiedad de Amazon, por “crear trabajos derivados ilegales”.

«Estamos extremadamente decepcionados por el desprecio deliberado de Audible hacia los autores, editores y a la ley de derechos de autor», dijo la presidenta y directora ejecutiva de la AAP (Association of American Publishers), Maria A. Pallante. “En lo que sólo puede describirse como un esfuerzo por buscar una ventaja comercial de obras literarias que no creó y que no posee, Audible está impulsando deliberadamente un producto que no está autorizado, interfiere y compite con los mercados establecidos, y es vulnerable a la gramática e inexactitudes de ortografía: es un mal servicio para todos los afectados, incluidos los lectores” (Good eReader, 2 minutos).

Las editoriales argumentan que Audible no buscó una licencia, no planea compensar a los editores y no les permitirá decidir qué títulos están disponibles con el llamado texto distribuido.

El Gremio de Autores emitió el viernes una declaración en apoyo de la demanda: «El texto y el audio de un libro son mercados diferentes y Audible sólo tiene licencia para audio. Ha optado por usar su poder de mercado para forzar a los editores, al proceder sin permiso en clara violación de los derechos de autor», dice el comunicado (Digital Reader, 2 minutos).

Michael Cader, portavoz de la compañía, publicó en su sitio web una respuesta a la demanda: «Estamos sorprendidos por esta acción y cualquier implicación de que no hemos hablado y trabajado con los editores sobre esta característica, que aún no se ha lanzado. Los subtítulos se desarrollaron porque, como muchos de los principales educadores y padres, queremos ayudar a los niños que no leen a participar. Esta característica permitiría que sigan algunas líneas de texto generado por la aplicación mientras escuchan el audio. No es y nunca fue un libro. No estamos de acuerdo con las afirmaciones de que esto viola cualquier derecho y esperamos trabajar con editores y miembros de la comunidad creativa profesional para ayudarlos a comprender mejor el beneficios educativo y de accesibilidad de esta innovación» (Publishing Perspectives, 7 minutos).

Esta historia continuará…


Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *