Sin dudas, la industria editorial está hoy inmersa en una enorme revolución tecnológica, atravesando el mayor cambio de toda su historia. Este cambio no sólo está afectado por la llegada del libro digital, sino también por nuevas formas de relacionarse con los lectores y difundir sus contenidos. El diálogo con los lectores quedaba, hasta hace pocos años atrás, casi en forma exclusiva en manos de los libreros. Los editores sólo tenían contacto excepcionalmente con sus lectores en ferias y eventos culturales. Pero hoy las redes sociales permiten vincularse con ellos de forma inédita, y conocer de primera mano sus opiniones, ideas, gustos e intereses. Las redes sociales son por ello una herramienta clave para el sector en varios sentidos. En el más obvio, como forma de dar a conocer a los lectores las novedades que la propia editorial produce. Pero en el aspecto que consideramos más interesante aún, como manera de escuchar y conocer a su audiencia, a sus lectores. En un negocio que está cambiando profundamente, con una sobreabundancia de contenidos gratuitos, el capital de una editorial (en todos sus sentidos) hoy no sólo lo conforman sus autores y sus obras, sino también la comunidad de lectores a la que alcanzan sus contenidos.

Día a día vemos como las editoriales replican en las redes sociales las mismas estrategias que en el mundo del marketing tradicional. Las usan para dar a conocer sus novedades y difundir sus actos y eventos. Publican, publican, y publican. Pero destinan poco o nada de tiempo a escuchar, a dialogar, y esa es la fase en la que actualmente nos encontramos en la era digital, ese es el desafío que imponen las redes sociales: escuchar. Por ejemplo, es muy habitual encontrarse todos los días a decenas de personas que en diferentes espacios digitales preguntan “¿qué libro me recomiendan?”. Y ante esta pregunta, hay poca o nula presencia de las editoriales. En una industria en crisis, donde vemos lo difícil que resulta vender cada ejemplar de un libro (sea impreso o digital), no aprovechar esta posibilidad parece al menos bastante singular.

La clave de una correcta estrategia en redes sociales, al menos como la concebimos nosotros, está en poder construir una comunidad de lectores que se relacionen y dialoguen entre sí alrededor de los contenidos que publicamos. Y que este diálogo sea el trampolín para darle difusión y visibilidad a nuestros libros. Es así como vemos que Amazon, en sus recientemente abiertas librerías físicas, presenta junto a los libros las reseñas que los propios lectores han realizado, jerarquizando de una forma inédita la opinión de los lectores sobre los contenidos editoriales al momento de valorizarlos, y utilizando estas opiniones incluso como argumentos claves en la venta.

Y para lograr esto no hay otra respuesta que la de publicar contenido valioso, original y atractivo. Es curioso y hasta paradójico, cuando vemos y analizamos la estrategia en redes sociales que adoptan marcas en otras industrias (alimentos, empresas de tecnología, o cualquier otra), como se esfuerzan en generar contenido para poder vincular su marca con sus potenciales consumidores. La industria editorial produce contenidos, esa es su materia prima, pero extrañamente no la utiliza para su estrategia de marketing digital.

En este informe lo que hemos tratado de elaborar es una radiografía, un estado de situación numérico, de la presencia en Facebook de las editoriales Argentinas. Hemos tomado para ello una muestra de poco más de 100 editoriales lo más representativa posible. Entre estas, encontramos tanto a los grandes grupos multinacionales, como a pequeñas editoriales que publican no más de 10 o 20 títulos al año. En cada caso, evaluamos no solo la cantidad de fans, sino el diálogo que tienen las editoriales con sus lectores dentro de sus comunidades específicas y el tipo y frecuencia de contenido que publican.
Si considera que los datos de su editorial son incorrectos, o desea que incluyamos a su editorial en este informe, por favor escríbanos a contacto@proyecto451.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *