Falsificaciones y copias pirata de libros en Amazon, ¿quién lo controla?

28/06/2019 0
151403109-11f6e182-843f-43e9-94c1-2d91c981b744-700x366.jpg

Esta semana se desató una nueva polémica entre el New York Times y Amazon (ya se habían enfrentado cuando en 2015 el diario publicó un artículo sobre las malas condiciones de trabajo de la compañía). Esta vez, fue por una columna de opinión que publicó el medio sobre las ventas de libros falsos (físicos y digitales) en Amazon (Publishing Perspectives, 8 minutos).

En el artículo titulado “What Happens After Amazon’s Domination Is Complete? Its Bookstore Offers Clues”, queda bien claro que Amazon no tiene control sobre lo que vende. Por eso hay muchos libros, tanto divulgativos, como científicos como de literatura, que son copiados y vendidos bajo el mismo nombre del autor y de la editorial, pero a un precio más bajo que el original. Esas copias se venden mucho mejor que los originales, pero los verdaderos autores y editores de la obra no reciben ningún dinero. El NYT asegura que en Amazon se venden falsificaciones y nadie parece querer controlar la situación.

En el artículo se habla de libros de Medicina, pero también de best sellers o incluso de libros infantiles. Parecen los originales en la tienda, pero en realidad son copias de baja calidad. «Es inaceptable y estoy furioso», escribió el autor Andrew Sean Greer después de que la gente se quejara el verano pasado de que las falsificaciones de su novela ganadora del Premio Pulitzer, «Less», se vendían como algo real. Durante 18 meses, Amazon vendió una falsificación del «Asesinato en el Orient Express» de Agatha Christie a pesar de las advertencias en las revisiones de los lectores de que se trataba de una «monstruosidad».

Por supuesto que la respuesta de Amazon no tardó en llegar. Asume que todos en su plataforma actúan de buena fe hasta que se demuestre lo contrario. “Es tu responsabilidad asegurarte de que tu contenido no infrinja las leyes o los derechos de autor, de marca, de privacidad, de publicidad u otros”, les advierte a sus posibles editores y vendedores. En su reporte anual Amazon asegura que puede hacer poco por la piratería: “No podemos impedir que los vendedores en nuestras tiendas vendan productos ilegales, falsificados, pirateados o robados, vendan productos de manera ilegal o no ética, violen los derechos de propiedad de otros o infrinjan nuestras políticas”. Además Amazon asegura que los derechos de los consumidores están protegidos mediante lo que se llama la garantía “a-to-z” que le permite solicitar a cualquier consumidor un reembolso del dinero en estas situaciones.

A raíz del extenso artículo publicado en NYT, la Asociación de Editores de Estados Unidos (AAP) presentó una declaración de 12 páginas ante la Comisión Federal de Comercio instando a comisionar para examinar de cerca el comportamiento de las “plataformas dominantes” (Publishing Perspectives, 8 minutos).


Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *