En Argentina explotó la Feria de Editores; en Chile, peligra la continuidad de la FILSA; y mientras tanto en toda América Latina las editoriales independientes no paran de crecer

17/08/2018 0
rJSNx9yUm_930x525__1.jpg

El fin de semana pasado se realizó en Buenos Aires la séptima edición de la Feria de Editores que tiene a las editoriales independientes como protagonistas. Contó con una asistencia récord: 11.000 visitantes, 4.000 más que el año pasado, estuvieron en el Konex, lugar enorme pero que de todos modos quedó chico (Infobae, 8 minutos). El encuentro ya se está convirtiendo en un clásico que cada año se posiciona mejor ¿Cuál es la clave de este éxito? Atención personalizada. Suena a slogan, a speech de venta, pero en la Feria de Editores esto sucede. Agarrás un libro, lo mirás, le preguntás al vendedor, que en realidad es el editor, y recibís mucho más que una sinópsis. Como es quien lo leyó, lo editó y lo publicó, te cuenta detalladamente todo lo que necesites saber sobre el autor, la obra y su contexto. En ese sentido, lo que se vio en esta edición fue gente conversando. Y es en esa conversación donde se gesta la esencia de la Feria: un lugar donde los libros no sólo son bienes de compra y venta, también de consumo, en el amplio sentido del término. La Feria tuvo una gran repercusión en los medios, acá les compartimos algunos artículos de interés:

¿Cuántos libros tiene que vender un escritor argentino?

Video: entrevista a los editores detrás de la FED

Entusiasmo, rentabilidad y literatura: claves para pensar la edición independiente

Como contraparte, en Chile, la situación con la Feria Internacional del Libro de Santiago (FILSA) que tendrá lugar entre el 25 de octubre y el 11 de noviembre, no es la mejor. Esta semana algunas de las grandes editoriales, incluídas varias trasnacionales (como Penguin Random House, Santillana y Planeta), anunciaron que no participarán en la próxima edición. (BioBio Chile, 2 minutos) ¿Las razones? Mediante una carta pública calificaron al evento como “improvisado” y “netamente comercial”. Las editoriales independientes están divididas, La Asociación de Editores de Chile, como colectivo, no participará, mientras que la Cooperativa de Editores de la Furia sí confirmó su presencia (El Desconcierto, 7 minutos). La situación que terminó de explotar esta semana se arrastra desde hace años. En 2016, varias grandes editoriales, que dominan el 85% del mercado, se retiraron de la Cámara del Libro para formar su propia agrupación. En ese momento acusaron “falta de representatividad”. Fue el mayor quiebre en más de medio siglo de existencia de la Cámara (El Mostrador, 6 minutos).

Entre tanto tira y afloje, en toda América Latina están surgiendo cada vez un mayor número de editoriales independientes que no sólo se abren camino con firmeza en el campo editorial, sino que en buena medida están revolucionando con proyectos jóvenes y brillantes Les compartimos un muy buen análisis de lo que ocurre en este link.


Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *