“Dentro de 50 años van a contar la historia de la industria editorial y la parte más interesante va a ser este momento”

12/07/2017 0
bascaran1.jpg

Seguimos con nuestro ciclo de entrevistas a distintos referentes de la industria editorial en Argentina, con el fin de que nos aporten su visión sobre el estado actual del sector, la incorporación de las nuevas tecnologías y el futuro del libro.

En esta oportunidad, estuvimos conversando con Eugenia Bascarán, Product Manager en Bajalibros, quien nos habló del modelo de negocio que llevan a cabo con la plataforma Leamos y sobre los sistemas de lectura por suscripción en general. También nos aportó su interesante visión sobre la piratería y el rol del editor de cara al futuro.

Entrevista a Eugenia Bascarán, Product Manager en Bajalibros

Por Laura Santaniello

bascaran

Hace tiempo que Bajalibros, la reconocida tienda de libros digitales, lanzó la plataforma Leamos, un sistema de lectura por descarga a la que se accede con un abono mensual. Dicha estrategia imita las seguidas por empresas como 24Symbols, Oyster o el propio Amazon. Es un servicio que funciona a la manera de Netflix, pero con libros digitales: con un pago mensual, que no llega a la tercera parte del precio de un libro en papel, los usuarios tienen miles de títulos a disposición. Además, es posible compartir los libros descargados hasta en seis dispositivos diferentes.

Eugenia Bascarán, Product Manager en Bajalibros, asegura que en estos sistemas de suscripción, lo que más “engancha” a la gente no es tanto la variedad: “Lo primero que hace un lector cuando entra al sistema es buscar 2 ó 3 autores que le gustan, si no los encuentra, rápidamente se desuscribe, porque un servicio como éste requiere de un catálogo amplio y relevante, importa la cantidad, pero en igual -o mayor- medida la calidad”.

“Cuando lanzamos la plataforma hicimos acciones puntuales de comunicación que nos demostraron como resultado que hay un interés muy importante en este tipo de servicios. Cada acción, por más chica que haya sido, nos generó nuevas suscripciones, likes en la página de Facebook, aumentan las visitas en la web al triple. Los lectores se registran en el mes de prueba gratis y tenemos un porcentaje de permanencia bastante elevado (alrededor de un 70%). Y eso que todavía el catálogo no es tan grande como quisiéramos”.

Leamos hoy cuenta con libros de reconocidas editoriales como Ediciones B, V&R Editoras, Del Nuevo Extremo, Eterna Cadencia, Anagrama, Salamandra, Ciruela, entre otras. Sin embargo, Bascarán asegura que las editoriales aún tienen muchos reparos con los modelos de suscripción, “sienten cierto temor de que se canibalice la venta 1 a 1, más allá de que el contrato que ofrecemos es ventajoso para la editoriales. Otros, por el contrario, están convencidos de que cuanto más se ofrezca, más se va a agrandar la torta”, asegura.

“Respecto a Leamos, mi opinión es que aún no se ha encontrado el modelo definitivo para servicios de suscripción. Me refiero a uno que sea aceptable para las editoriales y que también haga rentable el negocio. Actualmente las editoriales están cobrando por lectura como si la persona hubiera comprado el libro de manera permanente y las plataformas lo aceptamos porque necesitamos el contenido. Entiendo que a medida que el modelo se vaya afianzando en el mercado, va a evolucionar y encontraremos entre los actores uno que sea satisfactorio para todos”, reflexiona.

“La llegada de los libros electrónicos sirvió para abrir más el diálogo dentro de la industria. Siento que hay una evolución y una necesidad de innovación por parte de las editoriales, pero todavía con los nuevos modelos de negocio algunos se muestran reticentes».

Por suerte la mayoría de los editores se están dando cuenta de que el lector quiere leer como quiere, no como la editorial se lo quiera imponer. Si quiere leer en digital y no encuentra esa opción en lo local, lo va a terminar buscando por otro lado.

Eugenia nos cuenta que las editoriales que más se animan a innovar a veces son las más chicas, las independientes, que prueban con un catálogo pequeño, pero deciden experimentar porque quieren estar en todos los lugares posibles y adquirir visibilidad. Con respecto a las grandes editoriales, considera que al tener un gran poder de negociación en el papel, les da cierto temor perderlo o cederlo en lo digital.  «Hoy por hoy no hay libería en papel más fuerte que una gran editorial, pero sí hay una librería de eBooks que tiene un poder de negociación mucho más fuerte, que va creciendo, como es el caso de Amazon. Todos los servicios de suscripción, en general, están creando su propio contenido.  Y las editoriales eso lo ven. Hoy por hoy lo que más se ve en Netflix son las serie propias, lo que más se lee en Amazon Unlimited es lo autopublicado, si bien todavía no llegamos en autopublicación al nivel de las series de Netflix, es algo que genera una gran incógnita y que las editoriales están analizando en profundidad”.

En Argentina, aún hay cierta resistencia por parte de las editoriales a convertir su catálogo impreso a digital, según el análisis de Eugenia, esto se debe fundamentalmente a dos cuestiones: “Por una lado, hay una cuestión filosófica de creer aún que el libro es papel, que la cultura no es digital, pero por suerte cada vez son menos los que lo piensan y entienden que el eBook es un formato más del libro, que no es tecnología. Por el otro, si hoy miramos fríamente el negocio, si sacamos una foto de la actualidad, vemos que el mayor ingreso proviene del papel. Las editoriales tienen determinada cantidad de personal que tiene que trabajar cada vez más para vender en papel, entonces les cuesta pensar en un negocio a largo plazo, dedicarle recursos (dinero, personal, tiempo) a preparar cosas para el libro digital. En lo cotidiano de todos los días hay tantas tareas, cada vez hay que hacer más, pensar en una mejor distribución, en una mejor comunicación en todos los canales, que el tema del libro digital queda un poco relegado. Yo creo que los que estamos del otro lado tenemos que apoyar y ayudar a las editoriales a dar el paso para que la traba no sea una cuestión de falta de tiempo”.

¿Qué hacemos con la piratería?

“Creo que de un tiempo a esta parte, los editores se están dando cuenta de que no poner sus libros en digital por el miedo a la piratería es contraproducente, porque la piratería existe igual y de hecho al usuario que no quiere piratear lo están dejando un poco sin opción».

La piratería definitivamente no se frena por no poner el libro en digital.

Sobre el uso del DRM, Eugenia cuenta que todas las editoriales que ponen sus libros en Bajalibros exigen el DRM, son pocas las que se animan a no ponerlo o al menos a cuestionárselo. “Yo estoy convencida de que el DRM no sirve. Creo que el mejor antídoto contra la piratería es la creatividad, darle al lector un servicio por el cual quiera pagar, que esté contento y no tenga necesidad de estar buscando otra cosa. Combatir la piratería, ir directo contra ella, para mi hoy no es útil. Afecta al negocio, es cierto, pero no creo que combatirla directamente, ir a buscar a cada uno de los piratas tenga algún sentido. Está bien no naturalizarlo y que se sepa que es un delito, pero dedicaría el tiempo a llegar al usuario primero, antes de que llegue el pirata. Porque el que compra algo pirateado, la voluntad de pagar la tiene, entonces me ocuparía en ofrecerle modelos de suscripción, que pague el precio que considere más justo, hay muchos modelos que se están probando y en definitiva el lector va a terminar pagando por lo que quiera leer y de la forma que quiera”.

Todas estas reflexiones nos llevan a pensar también cuál será el rol del editor de cara al futuro. “Hay un trabajo que hace el editor que tiene que ver con armar una colección, pensar en la homogeneidad de un catálogo, en la variedad, en buscar autores nuevos, y eso es independiente del formato en el que se haga, pero va a a seguir siendo necesario. La función del editor más bien se va a reconvertir, no va a ser tan dedicado al proceso de producción, como es ahora, sino más que nada al descubrimiento de contenidos en distintas fuentes, como por ejemplo, encontrar autores en Twitter que nunca escribieron una novela pero que en 140 caracteres son ingeniosos. Va a ser más valiosa la curación del contenido que el proceso de producción y considero que si el editor se reconvierte y empieza a hacer estas cosas, que muchos ya lo hacen, no va a desaparecer. El proceso de producción va a cambiar, a medida que todo vaya evolucionando a lo digital, pero el editor es otra cosa, es el alma de la colección de la editorial y eso es fundamental”.

¿Y qué le espera a la industria para el futuro? “Es difícil de predecir, hace algún tiempo escuchábamos que en 10 años iba a ser todo digital y al contrario también, que lo digital no iba a sobrevivir. Así que es muy difícil llegar a una conclusión. De a poco se está pensando en el eBook y el audiolibro como libros en sí mismos.

Para el lector va a dejar de importar el formato, se va a diluir y va a cobrar importancia el contenido.

El libro de papel va a seguir vivo, el digital va a crecer muchísimo. Las personas que nos dedicamos a lo digital tenemos el gran desafío de buscar modelos, que no significa  que los que ya están vayan a desaparecer sino que cada vez más las personas van a querer elegir de qué manera consumir contenido”.

Eugenia asegura que el lector está cada vez más demandante y eso es bueno para la industria. Que antes tenía un rol un poco más pasivo y ahora, a través de las redes sociales por ejemplo hasta le pueden hablar directamente al autor y criticarle su último título. “El lector desde hace un tiempo ya está cobrando protagonismo, está emponderándose, empezando a exigir, y eso hace que las editoriales y librerías, en el formato que sea, tengan que empezar a responder. Es necesario interpretarlo, saber cómo quiere leer, si poco, mucho, por partes. Los que formamos parte de la industria sabemos que este es el mejor momento, más allá de todas las predicciones apocalípticas, este es el momento donde  se está transformando la industria. Y nosotros estamos siendo parte de eso, creo que tenemos un gran desafío, enorme, y es necesario estar a la altura. Todo el tiempo hay que cambiar, pensar, estar en movimiento. Hay múltiples posibilidades de comunicación, lo digital brinda muchas oportunidades de poder hacer cosas audiovisuales, creativas, interactivas, como también las herramientas para conocer al lector en profundidad, es muy positivo lo que está pasando. Dentro de 50 años van a contar la historia de la industria editorial y la parte más interesante va a ser este momento”.

***

¿Cómo funciona el modelo de negocios de Bajalibros?

Sobre la promoción de los libros digitales

“Planificamos varias acciones, en general con un mes de anticipación, aunque somos flexibles para responder a las cuestiones de último momento. Tenemos una base de usuarios registrados a los que les mandamos un newsletter periódicamente, hacemos anuncios en medios gráficos, publicaciones en nuestras redes sociales, destacados en la home. También hacemos algunas campañas puntuales de Adwords en Google y pauta en Facebook. Las elegimos especialmente porque el margen que tenemos de ganancia por libro es muy bajo y debemos estar seguros de que el beneficio de la campaña cubra los costos. Actualmente lo que mejor funciona (en la misma tendencia global), son las campañas de promoción de precio por tiempo limitado”.

Sobre los principales aprendizajes con Bajalibros

”Con BajaLibros y en general con todos nuestros modelos de venta de eBooks, el aprendizaje es constante, no se termina nunca, y se va dando por ensayo-error, porque si bien se puede tomar como modelo la experiencia de otros países, cada mercado es diferente. Nos aporta mucho trabajar en conjunto con las editoriales, cuando logramos una comunicación fluida, los resultados son mejores.

También entendimos que tenemos que aprovechar las ventajas de ser una librería «independiente» (me refiero en contraposición de las grandes corporaciones). Esto es, podemos hacer una promoción, un lanzamiento​, una campaña, casi de un día para otro. Otra ventaja es que estamos presentes en todas las ferias de la industria, por lo que estamos en contacto directo, cara a cara, con nuestros clientes finales y las editoriales.

Otro aprendizaje es que todo el tiempo tenemos que innovar, buscar qué está necesitando el mercado, qué podemos ofrecerle”.

Los detalles de «Leamos»

• El costo mensual es de $ 79 y se puede cancelar en cualquier momento.
• Se puede probar gratis por 15 días.
• Apps disponibles para iOS y Android.
• Los libros se pueden leer en computadoras, teléfonos, tablets y lectores compatibles.
• Se pueden asociar hasta 6 dispositivos con la misma cuenta (3 fijos y 3 móviles).
• Es posible tener hasta dos libros descargados en simultáneo.


Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *