¿Cómo la inteligencia artificial puede cambiar la literatura?

23/08/2019 0
0_ZF-lzXTmWWHKoSLK.jpg

En 1973 Sheldon Klein, ingeniero de la Universidad de Wisconsin, diseñó Novel Writer, la primera computadora que podía generar historias por cuenta propia. El sistema tardaba sólo 90 segundos en generar una historia de cerca de 2100 palabras. Generalmente se trataba de textos de ficción policial. Mucho tiempo después, en 2004 y luego de 30 años de trabajo, Mark Riedl creó Fabulist, una plataforma focalizada en la creación de historias de suspenso. En 2015, Simon Colton, profesor de la Universidad de Londres, lideró el equipo que desarrolló el proyecto denominado WHIM, un algoritmo que fue capaz de generar escenarios ficticios en base a hipótesis iniciales. En 2016 este mismo sistema permitió generar un plot de un musical teatral, Beyond the Fence, que estuvo realmente en actividad en los teatros de Londres. El desarrollo de un sistema que permita generar historias en forma automática se ha convertido en un verdadero desafío y casi en una obsesión que atrapó desde siempre a más de un científico. Hoy es ya bastante habitual que muchos escritores utilicen computadoras para mejorar la gramática y hasta la “originalidad” de sus textos. Pero, ¿en qué punto estas computadoras están realmente “creando” contenidos? ¿Qué capacidad tiene o tendrá un sistema de inteligencia artificial de desarrollar un contenido 100% “original”? O más aún, ¿qué es lo que hace tan diferente y único a un humano al momento de crear historias? Muchas de estas preguntas son recorridas en este excelente ensayo (Longreads, 15 minutos).


Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *